Hace poco más de un año, Netflix anunció la producción de su primera serie original íntegramente española. En la nota de prensa que hizo pública la compañía se incluía una sinopsis de la serie, que por aquel entonces aún no tenía título, y se detallaba el currículum de la productora que se haría cargo del proyecto, Bambú Producciones, con Ramón Campos y Teresa Fernández-Valdés al frente. Además, el vicepresidente internacional de producciones originales de Netflix, Erik Barmack expresaba su satisfacción por el acuerdo y añadía: “Somos grandes fans de su trabajo en ‘Gran Hotel’ y ‘Velvet’, romances épicos que han tenido una gran recepción por parte de nuestros usuarios en todo el mundo”.

          ‘Las Chicas del Cable’, protagonizada por Blanca Suárez, Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago, se ambienta en el Madrid de finales de los años 20. La Compañía de Telefonía, que presume de estar situada en el edificio más moderno del país, celebra una jornada de selección de personal. A ella acuden decenas de mujeres, algunas llegadas desde fuera de la capital, deseosas de encontrar un empleo que les permita ser (algo más) independientes. Para lograrlo, la empresa tendrá en cuenta su voz, su presencia y la longitud de sus brazos, como algunos de los requisitos.

          Entre las jóvenes que acuden a la convocatoria se encuentra Carlota (Ana Fernández), la dicharachera hija de un coronel, que aspira a romper con los cánones que sus padres le imponen. Otra de las protagonistas, Marga (Nadia de Santiago),  es enviada a Madrid por su abuela, para que se independice y disfrute de su propia vida lejos del pueblo. Lidia (Blanca Suárez), otra aspirante con la que congenian rápidamente, tendrá en sus manos la llamada más importante de la compañía, se esconde bajo una identidad falsa, tratando de escapar de su pasado. Las tres trabajarán junto a Ángeles (Maggie Civantos), una de las telefonistas más veteranas de la empresa. Su valía le servirá para aspirar a un ascenso, que deberá replantearse cuando su marido le pida que deje su trabajo y se dedique a ocuparse de él y de su hijo.

          Con la segunda temporada confirmada, la producción cumple con los deseos de la compañía que pondrá el nombre de España en su catálogo de series propias. Un logro que mantiene la esencia de la productora que ha conseguido semejante hazaña y que, muy probablemente, abrirá la puerta de Netflix a otras producciones nacionales. La plataforma ya ha anunciado que añadirá a su catálogo este año seis nuevas series originales europeas, y que al menos una de ellas será producida en España, aunque no ha desvelado detalles sobre su temática.

Imagen de cabecera: eCartelera
Vídeo: Netflix América Latina
Información extraída de:
Wikipedia
Expansión
Anuncios